Las capacidades Físicas básicas son el conjunto de componentes de la condición física que intervienen, en mayor o menor grado, en la consecución de una habilidad motriz, este concepto   de Maria Castañer y Oleguer Camerino, deja claro que estas capacidades contribuyen en el desarrollo de las competencias específicas del área de Educación Física, influenciado su aprendizaje en el mejoramiento de la condición física y la práctica de  actividades deportivas.

Clasificación de las Capacidades Físicas:

Las capacidades Físicas básicas las podemos definir en forma general en: Fuerza, Resistencia, Velocidad y Flexibilidad.

Fuerza: es la capacidad que nos permite vencer una resistencia u oponerse a ella mediante contracciones musculares, la fuerza se desarrolla continuamente durante el periodo de crecimiento y alcanza su máximo nivel después de los 30 años. Esta capacidad  mejora el tono muscular, previene malos hábitos posturales y mejora el rendimiento deportivo.

De 6 a 10 años: su desarrollo es paralelo entre hombres y mujeres.

De 10 a 14 años: Aumenta el desarrollo de la fuerza en los hombres, hay un crecimiento en longitud y grosor de huesos y músculos.

De 14 a 19 años: Se acentúa el crecimiento del volumen corporal, incrementándose la fuerza muscular  en un 85% de la fuerza total.

Resistencia: Es la capacidad de realizar un esfuerzo físico durante el mayor tiempo posible, soportando la fatiga con una recuperación estable y rápida, se transforma en un sistema se adaptación  para controlar el agotamiento, esta capacidad aumenta constantemente durante el crecimiento y constituye un factor primordial para el acondicionamiento físico y la prevención de enfermedades cardiacas.

De 8 a 9 años: Se produce un aumento significativo en el rendimiento del niño.

De 10 a 13 años: En los hombres se experimenta un gran aumento en su capacidad, mientras en las niñas se produce un estancamiento temporal.

De 15 a 17 años: la capacidad aumenta considerablemente, alcanzando niveles máximos de resistencia alactica,  después de los 20 años es cuando el cuerpo está preparado para realizar esfuerzos de alta intensidad.                                                                 

Velocidad: Es la capacidad que nos permite realizar tareas motrices en el menor tiempo posible, se manifiesta en diferentes formas, velocidad de desplazamiento, velocidad de reacción y velocidad gestual.  La velocidad esta condicionada a factores fisiológicos, como temperatura muscular, capacidades de contracción, sistema nervioso y genética, la velocidad  aumenta en función de la fuerza, y su máximo rendimiento se da después de los 20 años, por su temprano desarrollo después de la flexibilidad es la capacidad que involuciona más rápido. Ayuda a la concentración y la atención, estimula el sistema nervioso.

De 6 a 9 años: se incrementa la velocidad, mejora la frecuencia motriz

De 9 a 12 años: existen niveles altos de coordinación que favorecen el desarrollo de la velocidad gestual, se realizan tareas específicas de velocidad.

De  12 a 14 años: al aumentar la fuerza, disminuye la coordinación limitando la evolución de la velocidad.

De 14 a 16 años: se adquieren valores altos en fuerza y resistencia lo que permite una adaptabilidad al a coordinación generando un alto desarrollo de la velocidad.

De 17 a 20 años: se alcanzan valores hasta del 95 % de rendimiento y una alta tolerancia anaeróbica.

 

Flexibilidad: es la capacidad de una articulación o de un grupo de articulaciones para realizar movimientos con la máxima amplitud posible sin causar daños musculares, posibilitando diferentes movimientos y alternativas de tareas motrices más avanzadas, esta condición física permite una mejora sustancial en las demás capacidades, está condicionada por factores externos como la edad y el sexo y factores internos como la elasticidad, estructura ósea y masa muscular.

La flexibilidad evoluciona positivamente  hasta cierto rango de edad y es la primera capacidad que involuciona en forma rápida, beneficia  la coordinación y previene lesiones musculares, mejora las posturas y incrementa el rendimiento de las demás capacidades físicas.

Hasta los 6 años: Se caracteriza por una gran elasticidad, permitiendo ejercer libremente su motricidad.

De 6 a 12 años: debido a los cambios antropométricos y hormonales presenta un leve descenso de la capacidad,  se desarrolla mayormente en las niñas que en los niños y debe ser entrenada constantemente para preservar los niveles altos de la misma

De 12 años en adelante: inicia un proceso natural de involución, debe ser practicada continuamente y factores como el sedentarismo o la poca práctica deportiva aumenta su deterioro.

Bibliografía:

Castañer,M y Camerino,O. (1996), la educación física en la enseñanza primaria. Inde.Madrid. https://mundoentrenamiento.com/capacidades_fisicas_basicas_en_educacion_fisica/
Gómez Isidro. (2013), a crecer por competencias, INDERSANTANDER, Gobernación de Santander. http://www.google.com.co/amp/s/educacionfisicaplus.wordpress.com/